GRETA THUNBERG: LA HUMANIDAD TODAVÍA NO HA FALLADO – 10

Capítulo 10: Lavado verde o “greenwashing

Entonces, ¿qué debemos hacer para evitar un desastre climático más allá del control humano?

Ésa es el problema de nuestro tiempo. Lo están pidiendo personas de todo el espectro político de todo el mundo.

Pero, ¿y si la pregunta se ha formulado en gran medida de manera incorrecta? ¿Y si más bien debería ser “qué deberíamos dejar de hacer para evitar un desastre climático“?

Este año, 2020, la curva de emisiones debería inclinarse abruptamente hacia abajo si queremos tener aún una pequeña oportunidad de lograr los objetivos acordados por los líderes mundiales. Y luego, por supuesto, no será suficiente con la reducción temporal y circunstancial de las emisiones de gases de efecto invernadero que ha habido a causa de la pandemia.

Un concepto erróneo común sobre la crisis climática es que la gente cree que debemos reducir nuestras emisiones. Pero el hecho es que si queremos mantener la promesa del Acuerdo de París, la reducción no será suficiente.

Por lo tanto, debemos llegar al punto final de las emisiones en un par de décadas y luego pasar rápidamente a cifras negativas.

En general, hay tres formas de reducir las emisiones, a parte de la más obvia: reemplazar la energía fósil actual con energías renovables, como la solar y la eólica.

La primera és con soluciones técnicas para capturar y almacenar el CO2 en el mismo origen de las emisiones o para sacarlo del aire. Sin embargo, el problema aquí es que las emisiones deben reducirse drásticamente ahora, y estas técnicas no existirán ni siquiera cerca de la escala en el futuro previsible. Estas plantas siguen siendo prototipos. Creedme, yo mismo he visitado dos de las instalaciones más importantes del mundo.

La segunda alternativa es utilizar la propia capacidad de la naturaleza para absorber y almacenar carbono, que en la actualidad a menudo se confunde con solo plantar árboles. A pesar del hecho de que la forma más eficiente en la mayoría de los casos es simplemente dejar que los bosques y los hábitats naturales tal como están ahora.

Pero cada segundo se tala un área forestal del tamaño de un campo de fútbol, según Global Forest Watch.

Eso es cada segundo de cada hora de cada día. Ninguna plantación de árboles en el mundo podría compensar eso. E incluso si, milagrosamente, decidiéramos cerrar toda la industria forestal y utilizar todo el espacio disponible en el mundo para plantar árboles, eso solo compensaría las emisiones de unos cuantos años al ritmo actual.

La tercera opción es el único método que ya está de verdad disponible en la actualidad. Y eso es simplemente dejar de hacer ciertas cosas. Pero también es la alternativa que la gente parece encontrar más irreal. La sola idea de que estemos en una crisis que no podemos solucionar comprando, construyendo o invirtiendo parece crear una especie de cortocircuito mental colectivo.

Luego, por supuesto, hay una cuarta forma de hacerlo. Y este es el procedimiento que sin duda ha sido el más exitoso hasta ahora, a la hora de reducir las emisiones. Y es la llamada “contabilidad creativa”. Simplemente abstenerse de informar de las emisiones o trasladarlas a otro lugar. Barrer sistemáticamente las cosas debajo de la alfombra, mentir y culpar a otros.

Mi propio país, Suecia, es un ejemplo de libro. En nuestro caso, esta estrategia significa que más de la mitad de nuestras emisiones simplemente no existen en el papel.

Año tras año, a las personas en el poder se les permite aparecer en los medios de comunicación y afirmar que las emisiones de gases de efecto invernadero de Suecia han disminuido un 20-30% desde 1990 sin ser cuestionadas. Pero la verdad es que no han bajado en absoluto, si se incluyen el consumo, la aviación y el transporte. Y, obviamente, las estadísticas tienen mucho mejor aspecto si simplemente eliges no incluirlo todo.

Pero esto no es exclusivo de Suecia. Casi todos en la parte más rica del mundo están utilizando el mismo enfoque y estrategia. Ya sea la UE, los estados, las ciudades o las empresas.

Simplemente hemos trasladado nuestras fábricas a diferentes partes del mundo donde la mano de obra es más barata y, al hacerlo, también trasladamos una parte significativa de nuestras emisiones al extranjero. Y, por supuesto, esta es una solución muy conveniente para el norte global, pero dado que a la biosfera no le importan ni las fronteras ni las palabras vacías, no funciona tan bien en la realidad.

El problema real es que cuando se trata de la emergencia climática y ecológica, la gente en el poder puede hoy decir básicamente lo que quiera. Tienen prácticamente garantizado que sus respuestas no serán contestadas con repreguntas.

El tema de la energía nuclear todavía puede, por ejemplo, dominar todo el debate sobre el clima, a pesar de que la ciencia ha llegado a la conclusión de que, en el mejor de los casos, solo puede ser una pequeña parte de una solución mucho más holística, una parte, además, cara y arriesgada.

Se puede afirmar que podemos lograr resultados imposibles a través de las llamadas inversiones verdes, sin tener que explicar cómo se hará, o qué significa el término “verde”. Conceptos como verde, sostenible, “respetuoso con el medio ambiente”, orgánico, “neutro para el clima” y “libre de fósiles” son hoy tan mal utilizadas y degradadas que prácticamente han perdido todo su significado. Pueden implicar de todo, desde la deforestación hasta las industrias de la aviación, la carne y el automóvil.

Y básicamente porque el nivel general de conciencia pública es tan bajo que aún pueden salirse con la suya. Nadie rinde cuentas. Es como un juego. Quien sea EL mejor en empaquetar y vender su mensaje, gana. Y dado que la verdad es incómoda, impopular y no rentable, no tiene muchas posibilidades.

El pensamiento moral, de verdad, a largo plazo y holístico, parece no significar nada para nosotros. Los emperadores están desnudos. Todos. Resulta que toda nuestra sociedad es solo una gran fiesta nudista.

Greta Thunberg

Capítulo 1 – el discurso de la ONU

Capítulo 2 – Washington D.C.

Capítulo 3 – La ciencia

Capítulo 4 – Viaje por carretera

Capítulo 5 – El escarabajo

Capítulo 6 – Puntos de no retorno

Capítulo 7 – Paradise

Capítulo 8 – La prensa

Capítulo 9 – Atravesando el Atlántico

Capítulo 11 – La pandemia

Capítulo 12 – Esperanza

Traducción del programa “La humanidad todavía no ha fallado”, emitido en inglés y en sueco en junio de 2020 por Sverige Radio, la radio nacional sueca.

Podéis escucharlo entero en inglés en el siguiente enlace: https://sverigesradio.se/sida/avsnitt/1535269?programid=2071

La transcripción completa en inglés la publicó la revista TIME el 10 de julio de 2020, la encontraréis en este enlace: https://time.com/5863684/greta-thunberg-diary-climate-crisis/

En este programa Greta Thunberg reflexiona sobre sobre el año y medio que ha pasado recorriendo el mundo para reclamar los cambios necesarios para cumplir con los acuerdos de París del 2015 contra el cambio climático.

Greta se inventó las huelgas escolares por el clima el 20 de agosto de 2018, hace ya más de dos años, y en este tiempo se ha convertido en la activista ambiental más conocida e influyente del mundo.

Hace más de un año y medio escribí el siguiente texto sobre ella, creo que acerté de pleno en los pronósticos:

GRETA THUNBERG, UN MILAGRO NECESARIO

Josep Maria Camps

@jmcampsc

si tens alguna cosa a afegir o a comentar

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s