GRETA THUNBERG: LA HUMANIDAD TODAVÍA NO HA FALLADO – 4

Capítulo 4: Viaje por carretera

Tres días después de mi discurso en la ONU, dejo la ciudad de Nueva York. Los últimos días todo llegó a punto excesivo con toda esa gente y toda esa atención. Es un gran alivio dejar la casa en el Upper West Side de Manhattan y despedirnos del que ha sido nuestro anfitrión durante el último mes.

Me tomé un año sabático de la escuela para poder viajar a Santiago de Chile, donde está previsto que se celebre la conferencia climática anual de la ONU, la COP 25. No tengo ni idea de cómo llegar, lo único que sé es que, para llegar a tiempo a Santiago, tengo que estar en Los Ángeles antes del 1 de noviembre. Así que ahora tenemos 5 semanas de viaje por delante. Mi padre y yo dejamos Manhattan detrás de nosotros y conducimos hacia el norte en un auto eléctrico que nos ha prestado Arnold Schwarzenegger.

Viajamos por paisajes espectaculares, pasando montañas, quebradas, glaciares, praderas, desiertos, pantanos. Vemos las hojas de colores otoñales de Nueva Inglaterra, los bosques del Quebec, los lagos de Minnesota, las manadas de búfalos en Wyoming, las secuoyas de Oregón, las formaciones rocosas rojas de Arizona y los campos de algodón de Alabama.

Vamos cambiando de emisoras de radio. Las opciones son casi solo música country y pop cristiano. La mayoría de las veces estamos solo nosotros dos, pero a veces nos acompañan periodistas o personas que conocemos.

Todos los viernes sigo haciendo huelga donde sea que me encuentre en ese momento. Denver, Iowa City, Charlotte, Rapid City, Edmonton, Vancouver, Los Ángeles. En todas partes aparece mucha gente, gente de todas las edades. Pero nada supera a Montreal, donde medio millón de personas salieron a las calles.

En Dakota del Sur nos detiene un policía. Parece una caricatura de una película estadounidense, con gafas de espejo, sombrero vaquero y todo lo demás. Nos pregunta adónde vamos. Digo Santiago. Luego pregunta si tenemos grandes cantidades de “dólares, armas o cadáveres en el coche”. Respondemos que no, y continuamos cruzando el río Missouri, sobre las praderas, las Malas Tierras y las Montañas Rocosas.

Mientras el coche se está cargando, caminamos por los callejones de pequeños pueblos, centros comerciales, suburbios, gasolineras, granjas, zonas industriales y residenciales. Dondequiera que voy, la gente se acerca para hablar y hacer selfies.

Nos levantamos a las 7 a.m. y conducimos hasta que nos cansamos por la noche. Compramos comida dondequiera que haya comida para comprar, pero no es tan fácil cuando estás viajando y eres vegano. Termina siendo principalmente alimentos enlatados, judías, patatas fritas, plátanos y pan.

Durante las noches dormimos en moteles o con personas que nos abren sus casas. Activistas, científicos, autores, médicos, periodistas, hippies, diplomáticos, estrellas de cine, abogados. Viajamos por 37 estados en total. Cada estado tiene un eslogan en las placas de los autos, pero yo me invento los míos. Como por ejemplo:

“Carolina del Norte: donde ni siquiera las barras de ensaladas vegetarianas tienen opciones vegetarianas.”

“Alabama: donde los atardeceres son bonitos y las decoraciones navideñas son tempranas.”

A través de la ventanilla del automóvil puedo ver los interminables trenes de carbón en Nebraska y Montana, los pozos de petróleo en Colorado y California, las fábricas abandonadas en Indiana y Pennsylvania, las carreteras de 16 carriles, los estacionamientos interminables y centros comerciales, centros comerciales y más centros comerciales. A través de los diminutos orificios de ventilación de los grandes camiones de ganado, miro a los ojos a las vacas y cerdos que se dirigen a los mataderos.

Estoy asombrada por las diferencias económicas y las injusticias sociales que en muchos sentidos son una afrenta a todas las formas de decencia humana. Estoy indignada por la opresión dirigida especialmente a las comunidades indígenas, negras e hispanas.

Cada veinte minutos más o menos pasamos por campos donde aparentemente se alinean cantidades interminables de casas rodantes, lanchas a motor, quads y tractores nuevos para la venta. A lo largo de las carreteras se ven vallas publicitarias gigantes con campañas anti-aborto, anti-evolución y anti-ciencia.

Por la noche, el cielo está iluminado por innumerables refinerías de petróleo que brillan en la oscuridad, de norte a sur, de costa a costa.

Aparte de unas pocas plantas de energía eólica y paneles solares, no hay señales de transición sostenible, a pesar de ser el país más rico del mundo. El debate está muy por detrás de Europa. Estamos hablando de transporte público gratuito y economía circular; aquí ni siquiera tienen atención médica pública o aceras para que los peatones puedan caminar.

En una gasolinera de Texas cuento hasta 40 tipos diferentes de café. También trato de sumar el número de diferentes tipos de refrescos, pero pierdo la cuenta alrededor de 200.

Se me acerca un hombre mayor con sombrero vaquero.

“Soy un gran admirador tuyo”, dice, antes de cruzar el estacionamiento, entrar en su camioneta gigante y entrar la autopista.

Greta Thunberg

Capítulo 1 – el discurso de la ONU

Capítulo 2 – Washington D.C.

Capítulo 3 – La ciencia

Capítulo 5 – El escarabajo

Capítulo 6 – Puntos de no retorno

Capítulo 7 – Paradise

Capítulo 8 – La prensa

Capítulo 9 – Atravesando el Atlántico

Capítulo 10 – Lavado verde o “greenwashing”

Capítulo 11 – La pandemia

Capítulo 12 – Esperanza

Traducción del programa “La humanidad todavía no ha fallado”, escrito y grabado por Greta Thunberg y emitido en inglés y en sueco en junio de 2020 por Sveriges Radio, la radio nacional sueca.

Podéis escucharlo entero en inglés en el siguiente enlace: https://sverigesradio.se/sida/avsnitt/1535269?programid=2071

La transcripción completa en inglés la publicó la revista TIME el 10 de julio de 2020, la encontraréis en este enlace: https://time.com/5863684/greta-thunberg-diary-climate-crisis/

En este programa Greta Thunberg reflexiona sobre sobre el año y medio que ha pasado recorriendo el mundo para reclamar los cambios necesarios para cumplir con los acuerdos de París del 2015 contra el cambio climático.

Greta se inventó las huelgas escolares por el clima el 20 de agosto de 2018, hace ya más de dos años, y en este tiempo se ha convertido en la activista ambiental más conocida e influyente del mundo.

Hace más de un año y medio escribí el siguiente texto sobre ella, creo que acerté de pleno en los pronósticos:

GRETA THUNBERG, UN MILAGRO NECESARIO

Josep Maria Camps

@jmcampsc

si tens alguna cosa a afegir o a comentar

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s